Un artículo de nuestra colaboradora Irene Tarragó

No, no voy a hablar de las fases de la luna ni de las fases de la epilepsia ni de las fases de la edad de la persona. En los tiempos que corren, las fases de las que todos hablan son las fases de la “desescalada” (palabra que no existe en nuestro vocabulario) de esta crisis provocada por el COVID19.

Vamos cumpliendo etapas y todos tenemos muchas ganas de llegar a esa “nueva normalidad” (no me gusta nada esa expresión). Pero yo me permito recordar que se ha sufrido mucho, que ha habido muchos fallecimientos, muchos de los cuales han fallecido solos, que los sanitarios han estado dándolo todo, en primera fila, por sanar a cuantos podían adelante, aún a riesgo de sus propias vidas. Y no es el momento de, con la “desescalada”, echar todo por tierra.

Nos corresponde a todos y cada uno de nosotros la responsabilidad de seguir las normas: mascarilla, distancia de seguridad, limpieza de manos…

Sí, todos tenemos ganas de reunirnos con los amigos e irnos a una terracita a tomarnos una cerveza. Y lo podemos hacer. Pero siguiendo las normas. Por ellos, por nosotros, por todos. Olvidemos por una temporada los besos, abrazos y momento “exaltación de la amistad” cuando ya llevemos dos o tres cervezas. No cuesta tanto. Es acostumbrarse.

Nos corresponde a todos y cada uno de nosotros la responsabilidad de seguir las normas

Y también está la crisis económica. Con esas visitas a las terrazas estamos colaborando a que ese bar se recupere un poquito: no nos juntemos más de los que debemos para que no se lo cierren. Y volvamos al comercio de barrio, a ese que ha sufrido tanto, a ese que ha estado cerrado tanto tiempo. Démosles nuestro apoyo para que puedan mantenerse, para que no tengan que cerrar definitivamente. Está muy bien el comercio ON LINE o comprar en grandes hipermercados, pero los pequeños comercios, los autónomos nos necesitan para no desaparecer. Hagamos trabajo de barrio.

Deseo de corazón, que estéis todos bien. Que el virus no os haya tocado y, si lo ha hecho, lo hayáis vencido. Ni a vosotros ni a vuestras familias ni a vuestro círculo.

Dejar un Comentario