Escrito por MJN

La exposición a ciertos estímulos visuales como luces intermitentes a ciertas intensidades o patrones visuales pueden desencadenar crisis. Esta afección se conoce como epilepsia fotosensible y se calcula que afecta entre el 3% y el 5% de las personas con epilepsia. Las crisis se producen como consecuencia de una reacción anormal del cerebro a la información visual que recibe.

Este tipo de epilepsia es más prevalente entre niños y adolescentes, especialmente en aquellos con epilepsia generalizada o con epilepsia mioclónica juvenil. Con la edad esta se vuelve menos frequente y que las personas nos volvemos menos sensibles a los estímulos visuales.

Entre los principales elementos que pueden causar este tipo de crisis está la televisión, los videojuegos, los monitores de ordenadores, las luces fluorescentes, las de discoteca y los patrones geométricos. Sin embargo, hay otros muchos factores deben combinarse para desencadenar la reacción fotosensible, como:

  • Frecuencia del flash (es decir, qué tan rápido parpadea la luz)
  • Brillo
  • Contraste con la iluminación de fondo
  • Distancia entre el espectador y la fuente de luz
  • Longitud de onda de la luz
  • Si los ojos de la persona están abiertos o cerrados

¿Cómo puedo saber si soy fotosensible?

Muchas personas saben que son fotosensibles si tienen una crisis cuando se exponen a luces o patrones parpadeantes. Un electroencefalograma EEG, puede incluir pruebas de epilepsia fotosensible.

¿Cómo puedo reducir riesgos?

  • Haz descansos regulares fuera de la pantalla.
  • Siéntate lejos de la pantalla.
  • Usa un control remoto para cambiar de canal.
  • Mira la televisión o usa una pantalla en una habitación bien iluminada.
  • Cambia la configuración de tu navegador para controlar las imágenes en movimiento cuando navegues por Internet.

Dejar un Comentario