Este artículo ha sido elaborado tomando como referencia la publicación de Epilepsy ActionSon datos válidos el Reino Unido. Podemos pensar que a nivel europeo y español, la relación entre epilepsia y empleo podría ser similar. En ningún caso pretende ser original y únicamente tiene la intención de dar mayor difusión al estigma que aún hoy sufre la epilepsia en diferentes ámbitos sociales.

La diferencia entre las tasas de empleo de las personas con alguna discapacidad y las que no se ha mantenido constante alrededor del 30% desde 2010. Esto significa que las personas con alguna discapacidad tienen más del doble de probabilidades de estar desempleadas que las personas no discapacitadas.

Sin embargo, las personas con epilepsia aún pueden tener más dificultades para encontrar empleo.

Las personas con epilepsia tienen una de las tasas de empleo más bajas entre las personas con alguna discapacidad. Poco más de un tercio (34%) de las personas que identificaron la epilepsia como su «principal» condición de salud tienen empleo, según cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (Reino Unido).

Estas cifras muestran que las únicas personas que tienen una tasa de empleo más baja son las que padecen «enfermedades mentales u otros trastornos nerviosos» (29%) y «dificultades de aprendizaje graves o específicas» (18%).

En comparación, la tasa global de empleo en el Reino Unido es de alrededor del 76%. Esto significa que un poco más de tres cuartos de la gente en edad de trabajar tiene un trabajo. Esta situación es inaceptable.

Epilepsy Action está haciendo una campaña para obtener más apoyo para ayudar a las personas con epilepsia a encontrar, y permanecer en el trabajo. Se hace un llamamiento tanto al gobierno como a los empleadores para que tomen medidas positivas e inmediatas para garantizar que las personas con epilepsia no se vean injustamente desfavorecidas en el mercado laboral. También se pretende que los empleadores consideren las actitudes hacia la epilepsia y no la vean como una barrera inmediata para el empleo. Al tomarse el tiempo para aprender más sobre la epilepsia, los empleadores pueden proporcionar una mayor igualdad de condiciones a la hora de solicitar un empleo y trabajar. Esto supondrá una mejora significativa de las actuales y crudas estadísticas.

Las investigaciones del Congreso de Sindicatos (TUC) también han puesto de relieve que las personas con epilepsia en el trabajo tienen un salario de media del 11,8% menos que los trabajadores no discapacitados. Esto significa que no sólo las personas con epilepsia tienen menos probabilidades de tener un trabajo remunerado, sino que cuando lo tienen, ganan menos que sus compañeros no discapacitados.

El gráfico que ilustra a las personas con epilepsia gana un 11,8% menos que los trabajadores no discapacitados.

La baja tasa de empleo de las personas con epilepsia es muy preocupante, dado que hay muy pocos trabajos que alguien con epilepsia no puede hacer. Dependiendo de cómo la enfermedad afecta a su vida diaria, muchas personas con epilepsia pueden llevar a cabo un trabajo con mínimos ajustes. A pesar de ello, hay muchos que no pueden encontrar una salida profesional.

Una de las mayores barreras para el empleo era la falta de comprensión de la epilepsia. Muchos empleadores no eran conscientes de las diferentes formas en que la epilepsia puede afectar a diferentes personas. Asumieron que todos los que tienen epilepsia tienen convulsiones tónico-clónicas, y no eran conscientes de que las convulsiones de muchas personas pueden ser controladas con medicamentos. También pensaron que la mayoría de las personas con epilepsia serían «fotosensibles». Esto a pesar del hecho de que sólo alrededor de 3 de cada 100 personas con epilepsia tienen epilepsia fotosensible.

Esta falta de comprensión incluye cómo reaccionarían los colegas al ver un ataque y los costos y los trastornos que podrían surgir al contratar a alguien con epilepsia, por ejemplo. También hay una renuencia a hacer ajustes para permitir que una persona con epilepsia se adapte a su lugar de trabajo y actividades.

Como parte de la investigación del IES, muchos empleadores dijeron que presenciar un ataque sería angustioso y que los empleados no sabrían qué hacer, a menos que hubieran recibido entrenamiento previo. Esto concuerda con las conclusiones de una encuesta realizada en 2016, en la que el 63% de los encuestados declararon que les preocuparía trabajar con alguien con epilepsia. Esto se debía a que no tenían idea de qué hacer para ayudar a un colega que sufría una convulsión.

Gráfico que ilustra el 63% de las personas dijeron que les preocuparía trabajar con alguien con epilepsia.

Objetivos a conseguir:

-Con el fin de conseguir que más personas con epilepsia trabajen, Epilepsy Action está pidiendo a los empleadores que implementen cambios para reclutar y retener mejor a las personas con epilepsia:

-Llevar a cabo una formación específica sobre la epilepsia para comprender mejor la enfermedad

-Ofrecer un mejor apoyo al empleo de las personas con epilepsia, incluyendo un conjunto de herramientas personalizadas para que los empleados y los empleadores promuevan la divulgación positiva y la autogestión activa

-Planes gubernamentales para crear programas específicos de inclusión laboral en las empresas.

-Un apoyo de empleo más específico para personas con condiciones ocultas y fluctuantes

-Reformar el actual sistema de Acceso al Trabajo para asegurar que las personas con epilepsia obtengan el apoyo que necesitan para encontrar y mantener un trabajo

-Introducir el derecho a solicitar modificaciones en el trabajo (lugar) para los empleados que no estén cubiertos por el deber de hacer ajustes razonables establecido en la Ley de Igualdad de 2010

-Fortalecer las directrices legales para que los empleadores fomenten la intervención temprana para ayudar a un empleado enfermo a volver al trabajo

-Reformar el subsidio de enfermedad reglamentario para permitir una mayor flexibilidad en la reincorporación al trabajo tras una ausencia por enfermedad

-Introducir una ley que obligue a los empleadores a publicar su diferencia de remuneración por discapacidad

-Considerar las prácticas de empleo de las organizaciones en lo que respecta a la igualdad de la discapacidad al tomar decisiones de financiación y adquisición

-Ampliar la gama completa de derechos laborales estatutarios a todos los trabajadores, independientemente de la situación laboral o el tipo de contrato

Desde MJN queremos agradecer este gran artículo de Epilepsy Action que visibiliza los problemas reales de las personas con epilepsia en el entorno laboral.

One Comment

  • Mariana Baz dice:

    Esto es cierto. Inclusive entre tus amigos no entienden lo que es epilepsia y si oyen que la padeces te dejan de hablar. En México, en la entrevista de trabajo con el sólo hecho de decir que padeces este problema, inmediatamente pasan a la siguiente persona para que lleve a cabo la entrevista. Se tiene que esconder que la padeces para poder pasar a la siguiente etapa de una vacante. Por ello, cuando el empleo lo logras conseguir, te encuentras en un hilo muy delgado. Tú harás tu mejor esfuerzo y todo para que tu trabajo sea increíble pero nunca sabes cuando te puede dar una crisis y cuando esta llega, se acaba todo. Al día siguiente te despiden, diciéndote que sólo era temporal, que las normas de la plaza cambiaron etc.
    Yo lo he vivido varias veces y a pesar de mi título y cédula me ha sido imposible encontrar un empleo. Cuando lo he logrado tengo que hacer lo anteriormente mencionado y son solo entre 6 u 9 meses que he sido contratada. Esto te causa una gran tristeza, ansiedad y te desmoraliza ya que sientes que no cumpliste como lo debías de hacer. Afecta de una manera grande a tu familia ya que no puedes ayudar en el área económica y te sientes como una barrera en ella.
    Espero que cambie la gente en lo que esta enfermedad y nos deje desarrollar como los humanos, comunes y corrientes que somos.

Dejar un Comentario